Vitalidad

La Familia

Procure tener una velada en familia

Procure tener una velada en familia

Los niños no crecen simplemente “por accidente”. Si queremos que lleguen a ser individuos con buena salud emocional, maduros y compasivos, necesitan que sus padres estén a su alrededor a menudo, de manera que puedan ver sus valores en acción. Necesitamos compartir nuestras historias y experiencias de vida con nuestros hijos, y por sobre todas las cosas, necesitamos animarlos, amarlos y respetarlos.

Una buena forma de hacerlo es cultivando la tradición de tener una velada especial en el hogar para toda la familia. Es una práctica que desarrolla el sentimiento comunitario dentro de la unidad familiar, lo que, a su vez, crea una confianza en los jóvenes que los acompañará para toda la vida.

Mi esposo Chris y yo aprendimos a lo largo de nuestra experiencia como padres que las veladas en familia producen una cercanía saludable en la familia y hacen que cada integrante de la familia sea consciente no solo de sí mismo sino de los demás.

A lo largo de los años, las veladas en familia nos han ayudado a Chris y a mí a pasar por el proceso de permitir gradualmente la independencia de nuestros hijos, lo que hizo más fácil que ellos se mudaran y sean adultos productivos y felices con nuestro continuo apoyo como mentores.

La presentación de la idea

No importa cuán pequeña o cuán grande sea su familia, y no importa si usted vive con un progenitor o ambos, o que tenga uno o diez hijos, el principio de pasar una velada en familia puede resultarle útil.

Adquiera un cuaderno especial para cada integrante de la familia. La primera noche, cada persona escribirá su nombre en la tapa. Anímelos a decorarlo con calcomanías o sus propios dibujos. Escriba la fecha actual en la primera página, y entonces apunte varios objetivos que ellos quieren lograr a lo largo del año. Los niños de menor edad pueden simplemente garabatear un dibujo en sus cuadernos, mientras que los de mayor edad pueden incluir objetivos tales como: “Este año, quiero leer dos libros que me ayuden a crecer como persona”; “Quiero practicar piano cinco noches a la semana durante media hora”; o: “Quiero ser amigo de mi compañera Abby porque está muy sola”.

Repase estos objetivos como familia cada seis meses par aver cuánto ha logrado cada persona. Pruebe las veladas en familia. Creo que le van a gustar.

Cómo comenzar

A continuación le presento una idea sobre cómo planificar la primera velada en familia. Escoja una noche en la que todos puedan estar en la casa. Para nosotros eran los lunes de noche, y no había excepciones. Esa noche no recibíamos a ninguna visita, y nadie podía salir por la razón que fuera. Como puede imaginar, era algo difícil de cumplir para una atareada familia compuesta por siete personas, pero logramos hacerlo.

Decídase por un tema para cada velada en familia y anime a cada niño a desarrollar un proyecto durante la semana que esté de alguna manera relacionado con ese tema, y que pueda compartir con el resto de la familia durante la velada.

Haga proyectos que sean adecuados para cada edad. Usted puede animar a un niño de 10 años a que lleve adelante el proyecto por su cuenta, pero puede que tenga que ayudar al que tiene solo 4 años.

No haga proyectos que resulten demasiado complicados. Con que duren diez minutos, es suficiente.

Dense un gusto especial. Durante la semana, nosotros comíamos postres de fruta noche por medio, pero las veladas en familia eran momentos especiales para comer un delicioso helado o un postre de helado y plátano con todas las golosinas. Asimismo, la regla que teníamos era que los miembros de la familia podían disfrutar del postre solo si participaban de la actividad.

Sea flexible. Monitorice la conducta de sus hijos. Cuando nos dábamos cuenta de que había un problema o una cuestión determinada, o aun cuando uno de los niños se mostraba tímido, podíamos restructurar o alterar el tema principal de la noche para ayudar a suplir esa necesidad particular.

Tómense un descanso. Usted puede interrumpir la velada en familia durante las vacaciones, o simplemente tomarse un descanso cuando sea necesario.

No se dé por vencido. En nuestra familia, las veladas familiares solían comenzar con la comida, como de costumbre. Durante la comida principal, solíamos hablar del tema del día y compartir nuestras respuestas. Lo hacíamos así para acortar el proceso, no desviarnos del tema específico, y para que todas las personas tuvieran su turno. Cuando todos habían tenido la oportunidad de decir lo suyo, disfrutábamos juntos del postre. Mientras comíamos ese postre especial, les decía a los niños cuál iba a ser el tema de la semana siguiente, siempre dándoles un título breve y simple.

La elección de un tema

Trate de cubrir las diversas situaciones que sus niños probablemente tengan que enfrentar en la vida. Este es un buen momento para compartir las experiencias que le han enseñado algo, y algunos consejos que puedan ayudar a que sus hijos vivan vidas plenas y robustas. Al analizar los temas de cada semana, mantenga en mente su objetivo a largo plazo. El objetivo es ayudar a que sus hijos cultiven actitudes y hábitos para toda la vida. Puede que usted ya he haya enseñado a sus hijos sobre principios como la amabilidad, el valor, la paciencia y la afirmación de otras personas, pero es bueno que ellos lo recuerden y tengan la oportunidad de ponerlos en práctica.

Los principios que fueron enseñados en nuestras veladas familiares comparten valores que todos nosotros usamos en la vida diaria, pero al concentrarnos en la velada familia, esto nos ofrece la gran oportunidad de usarlos de manera más deliberada. Siempre animábamos a poner en práctica los principios para la semana siguiente, y entonces, cuando llegaba la próxima velada, recibíamos los aportes sobre cómo se habían ocupado del tema.

 

Este artículo apareció originalmente en la revista Signs of the Times de Abril 2011. 

List Icon
Nuestras creencias

Las creencias adventistas tienen el propósito de impregnar toda la vida. Surgen a partir de escrituras que presentan un retrato convincente de Dios, y nos invitan a explorar, experimentar y conocer a Aquel que desea restaurarnos a la plenitud.

Leer más