Vitalidad

Los Niños

Cuando terminan las clases

Cuando terminan las clases

Tres maneras de hacer que su hijo disfrute de un verano saludable, educativo y divertido

Sara Bowe

¿Está usted cansado de escuchar que sus hijos digan: “¡Estoy aburrido!” ¿Está procurando limitar el tiempo que ellos pasan frente a la televisión o los juegos de video? ¿Se pregunta cómo puede asegurarse de que estén preparados para el nuevo año escolar cuando vuelvan a comenzar las clases? Ahora que las vacaciones de verano ya han comenzado, puede que usted esté preguntándose qué hacer para mantener ocupados a sus hijos en un momento en que los niños ya no tienen la estructura de la escuela, las tareas, los deportes y otras actividades extracurriculares. A continuación presentamos tres consejos que pueden ayudarle a acomodar el verano de su familia (¡y a pasarla bien mientras se ocupa de ello!).

Pónganse en movimiento

Si su hijo parece dedicar demasiado tiempo en un sillón, o en frente de los dispositivos electrónicos, es tiempo de salir y practicar actividades como familia que impliquen movimiento.

• Dedique una porción de su jardín a hacer huerta, y permita que los niños escojan, planten, cuiden y cosechen las plantas.

• Fíjese en los parques provinciales locales y los centros naturales que ofrecen senderos para caminar, andar en bicicleta, en canoa, a caballo o actividades similares.

• Organice una búsqueda del tesoro en el patio trasero, sugiere Marc Sickel, fundador de “Fitness for Health”. Otra de sus sugerencias: “Diseñe su propio trazado de obstáculos con artículos de la casa como por ejemplo sábanas, cajas vacías, sillas y palos que pueden crear túneles, vallas y laberintos. Cree equipos de los padres contra los niños, o de un hermano con otro”.

Aprovechen lo que ofrece la comunidad

Su comunidad local probablemente ofrece una variedad de oportunidades de aprendizaje y exploración. Si desea recursos, use el periódico de su zona o sitios web que tengan un calendario de eventos. Considere las siguientes posibilidades:

La mayoría de las bibliotecas ofrecen horarios de lectura de relatos para los más pequeños, un programa de lectura de verano para animar a que los niños de todas las edades se fijen objetivos de lectura, y presentaciones especiales que pueden incluir música en vivo, manualidades, o visitantes de los museos locales, todo ello en forma gratuita.

Los museos de historia natural, los museos de arte, los zoológicos, y los sitios históricos ofrecen por lo general áreas interactivas para niños, recorridos creados especialmente para las familias, o eventos especiales diseñados para los más jovencitos. Muchos también ofrecen admisión con descuentos en ciertos días, con el propósito de estimular las visitas durante el verano.

Jaylene Garau, autora El niño motivado, sugiere también pensar en un recorrido “detrás de escena”. “Algunos de estos lugares ofrecen estos recorridos en forma gratuita. Quién sabe, eso podría inspirar a su hijo a seguir una carrera que jamás había imaginado”.

Encuentre una oportunidad para que su familia colabore con una organización sin fines de lucro local, su iglesia o un hogar de ancianos. Los adolescentes también se beneficiarán de ser voluntarios por su cuenta, en especial con una organización que satisfaga sus intereses u objetivos laborales, tales como un refugio de animales si al niño le gustan los animales. Hasta los niños más pequeños pueden participar en recolectar fondos para una organización o una causa si organizan un puesto de venta de limonada o una venta de artículos usados.

Mantengan la mente activa

Puede que sus hijos se rebelen contra el pensamiento de hacer “tareas escolares” durante las vacaciones de verano, por lo que tiene que hallar la manera de que sean actividades divertidas que les permitan repasar lo que saben y prepararse para el siguiente año escolar.

Lleve con usted a los niños en viajes de compras, y haga que lo ayuden a mantenerse dentro del presupuesto, calculando descuentos y determinando qué productos tienen un mejor valor. Richie Holmes Grant, dueño de “Técnicas Innovadoras de Estudio”, anima también a las familias para que planifiquen juntos un presupuesto de verano: “Eso ayudará a que sus hijos adquieran un mejor aprecio de las finanzas del hogar. Usted puede hacerlo en forma más simple o más compleja, según sea el nivel de matemáticas de su hijo”.

Es posible desarrollar las habilidades de resolver problemas si animamos a los niños para que inventen un nuevo juego o usen su imaginación para construir algo nuevo a partir de artículos comunes del hogar.

Encuentre libros que se relacionen con los intereses de sus hijos. El bibliotecario de su hijo puede hacerle recomendaciones u ofrecerle listas de libros o escritores que se basan en temas que le gustan a su hijo. Una gran manera de no solo motivarlos a leer sino también animarlos a compartir sus pensamientos sobre lo que están leyendo es crear un club del libro. Para esos encuentros, permita que su hijo planifique juegos y bocadillos que se basen en el libro que el club está leyendo.

La escritura creativa puede ser usada como una forma de ayudar a que sus hijos mejoren su escritura (y escritura manuscrita), y que aprendan más sobre sí mismos. Lisa Anne Louise Rentz, que es instructor de escritura creativa, recomienda usar guías que permitan disparar la capacidad creativa de los niños. Por ejemplo, deles el comienzo de una oración, y pídales que la terminen. Una vez que lo hayan hecho, haga que sigan escribiendo y transformen la idea en un cuento corto que puedan leer en voz alta. 

 

Sara Rowe es escritora y editora, y ha publicado artículos en diversas revistas. Vive en Wilmington (Delaware, Estados Unidos).

Regrese a la lista

NUESTRAS CREENCIAS

Las creencias adventistas tienen el propósito de impregnar toda la vida. Surgen a partir de escrituras que presentan un retrato convincente de Dios, y nos invitan a explorar, experimentar y conocer a Aquel que desea restaurarnos a la plenitud.

Para saber más