Espiritualidad

La Oración

La conexión directa con Dios

La oración es el simple acto de conversar con Dios. Significa hablar con el Creador del Universo: ya sea en voz audible o con el pensamiento, durante momentos especiales o comunes, cuando estamos en movimiento o antes de ir a la cama. Es el privilegio que tenemos como sus hijos, una conexión directa con Dios. No hacen falta mensajes de voz, ni llamadas en espera.

Algunos ven la oración como una conversación en sentido único o, lo que es peor, una conversación con uno mismo. No obstante, los estudios han mostrado que la oración no solo mejora nuestra calidad de vida (1), sino que en realidad tiene el poder de sanar. Los científicos dicen que las interacciones con Dios por medio de la oración nos dan la capacidad de manejar mejor nuestras emociones negativas (2) y reducir la agresión hacia otras personas (3).

Según los investigadores Marek Jantos y Hosen Kiat (4), “[La oración] debería ser reconocida como un importante recurso para enfrentar el dolor y la enfermedad, y para mejor la salud y el bienestar general”. La Biblia promete incluso que cuando oramos, experimentaremos “la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento” (Filipenses 4:7).

A pesar de ello, los adventistas del séptimo día no oran tan solo por causa de su salud y bienestar. Como lo expresó la escritora cristiana Elena White, “la oración es el acto de abrir el corazón a Dios como a un amigo”.

Es lo que motiva y desarrolla nuestra relación con él, y cuando dedicamos tiempo a hablar directamente con Dios, descubrimos que él se toma tiempo de responder, y nos transforma con su amor.


[1] University of Cincinnati, “Integrative Medicine, Spirituality Improves Outcomes in Urban Adolescents With Asthma”, 14 de abril de 2011.

[2] Shane Sharp, “How does prayer help manage emotions”, en Social Psychology Quarterly, Diciembre 2010.

[3] Ryan Bremner, “Pray for those who mistreat you: effects of prayer on anger and aggression”, en Personality and Social Psychology Bulletin, 18 de marzo de 2011.

[4] Marek Jantos y Hosen Kiat, “Prayer as medicine: how much have we learned?”, en The Medical Journal of Australia, 2007.

Condenado y convencido

Condenado y convencido

Si usted lo viera en un tren, seguramente procuraría evitarlo. Un hombre de cabeza rapada, los nudillos tatuados y la mirada intensa. El asiento a su...

Más

LA ORACIÓN: ¿HACE LA DIFERENCIA?

LA ORACIÓN: ¿HACE LA DIFERENCIA?

Uno de los momentos más dramáticos en los últimos treinta años es la caída del Muro de Berlín. Entre las causas más obvias para este evento se suele...

Más

NUESTRAS CREENCIAS

Las creencias adventistas tienen el propósito de impregnar toda la vida. Surgen a partir de escrituras que presentan un retrato convincente de Dios, y nos invitan a explorar, experimentar y conocer a Aquel que desea restaurarnos a la plenitud.

Para saber más